Goshen es el perfecto “hogar lejos del hogar” para los alumnos egresados de Goshen College

Los alumnos internacionales egresados de Goshen College • Lo Bueno de Goshen

Una tarde reciente de noviembre, Shin Yee Tan y su esposo Theo Budiardja alistaban a sus dos pequeños hijos, Thea y Christopher, para la cena de acción de gracias. La familia conversaba animadamente, a la expectativa del pavo asado, del puré de papas, y de ver a sus seres queridos. Es una escena común en muchos de los hogares de Goshen durante la temporada festiva, pero algo que distingue la celebración de acción de gracias de Shin Yee, Theo, Thea y Christopher es que el encuentro no era integrado por familiares consanguíneos, sino por familiares elegidos por ellos.

El asunto es que, Shin Yee (graduada de Goshen College en el 2007) y Theo (GC ’04) se trasladaron de Malasia e Indonesia, respectivamente, para asistir a Goshen College hace más o menos una década y media. Luego de graduarse y casarse, la pareja decidió hacer de la ciudad de Goshen su nuevo hogar. ¿Y esos seres queridos sentados alrededor de la mesa? Eran amigos, muchos de ellos también del sureste de Asia, que han decidido adoptarse entre sí como familia, en vista de que sus familiares están a miles de millas de distancia.

“Aquí tenemos una comunidad muy unida”, dijo Shin Yee. “Nos apoyan. Son nuestra segunda familia”.

Tanto dar como recibir

Shin Yee, una trabajadora social en el centro psiquiátrico Oaklawn en Goshen, y Theo, un programador de base de datos, son dos de los muchos alumnos egresados de Goshen College que crecieron en otro país, y sin embargo, han elegido hacer de Goshen su hogar. Para su familia, la decisión de permanecer acá fue fácil.

“Me gusta la comunidad unida acá”, dijo Shin Yee. “Disfruto el hecho de que es un lugar tan acogedor para las familias y es un maravilloso lugar para criar nuestra familia”.

Entre los miembros de la “segunda familia” de Shin Yee y Theo está una pareja de su iglesia que pidieron “adoptar” a Thea y a Christopher como nietos. Shin Yee dice que esas relaciones son las que han hecho a su familia sentirse querida y parte de la comunidad.

“Estaba embarazada de nuestro primer hijo cuando una pareja de la iglesia preguntó si podían ser los “abuelos norteamericanos” de los niños”, dijo Shin Yee. “Han sido una bendición para nosotros. Si necesitamos que nos cuiden a los niños, podemos contar con ellos. Sentimos que tenemos familia acá, aunque no estamos unidos por un vínculo de sangre”.

Además de recibir de la comunidad, dice Shin Yee que siente que ella también ha podido contribuir.

“Las personas son tan receptivas a nuestra cultura”, dijo. “Son respetuosos cuando le hablo chino o indonesio a mis chicos. Por ejemplo, le decimos ´Mei Mei´ a nuestra hija, lo que significa “hermanita bebé” en chino. ¡Y ahora, la gente de la iglesia también le dice Mei Mei! Es divertido escuchar a personas que crecieron en Goshen, hablando chino”.

Un complemento a la comunidad

Elijah Metekai (GC ’01), quien creció en Kenya, dice que vivió el mismo tipo de generosidad que va y viene luego de trasladarse a Goshen para estudiar informática en Goshen College. A pesar de que ha vivido y trabajado en Goshen por más de una década y media, aún recuerda la cálida bienvenida que recibió al visitar el recinto universitario por primera vez en 1998.

Goshen College fue muy acogedor”, dijo Elijaf. “Sentí la calidez de la gente, sentí lo acogedores que eran. Los estudiantes me recibieron con mucha apertura a pesar de que venía de un trasfondo muy diferente”.

Hoy, Elijah trabaja como especialista en informática en el banco First State de Middlebury, puesto que ha ocupado por 13 años, ya. Él y su esposa Priscillah, también son dueños y dependientes de un puesto en el mercado de agricultores de Goshen, y de la tienda Gifted Hands Villages (Aldeas de manos talentosas) en Shipshewana. Ambas sedes venden productos artesanales fabricados por mujeres (entre ellas, la madre de Elijah) de su aldea de origen, a la vez que por artistas y cooperativas de artesanos en África, Asia y Latinoamérica.

Elijah, Priscillah, y sus dos hijas, Lillian, estudiante de la escuela Chandler Elementary School de 11 años, y Sarino, estudiante de la escuela Model Elementary School, de 8 años, se sienten completamente en casa en la comunidad. En parte, gracias a la comunidad a la que ahora le dicen familia, dice Elijah.

“Aunque estamos lejos de casa, tenemos una familia”, dijo Elijah. “Tenemos la congregación de nuestra iglesia que ha adoptado a nuestras hijas, con “abuelos norteamericanos” que las consienten como todos los abuelos”.

Al haber crecido en una aldea rural masai en Kenya, Elijah valora la comunidad unida de Goshen. “En Goshen, uno realmente llega a conocer a las personas”, dijo. “En nuestra cultura [en Kenya], talvez uno no tiene mucha plata o cosas, pero si nos tenemos el uno al otro, somos ricos –– ahí existe una belleza. Creo que esa comunidad también la tenemos en Goshen”.

Elijah agregó que los amigos y familiares se han abierto a la oportunidad de aprender sobre su legado keniano; desde que se estableció en Goshen, ha dirigido a un grupo de alumnos egresados de Goshen College en un viaje para rendir servicio a su aldea natal. También ha organizado actividades de recaudación de fondos para contribuir a su comunidad de origen en la construcción de dos pozos, para comprar alimentos de socorro, para construir aulas y para ayudar a pagar las matrículas y útiles escolares para niños necesitados. Además, él y su familia también viajan con regularidad para que sus hijas compartan con sus abuelos y familia.

Elijah dice que no solo ha observado una aceptación de su legado cultural en el tiempo que ha vivido en Goshen, sino que que ha sido testigo de la aceptación de una diversa gama de culturas.

“Creo que lo que destaca a Goshen es que hay tantas personas que vienen desde diversos lugares”, dijo. “Desarrollan un sentido de pertenencia en la comunidad y la enriquecen”.

Los alumnos internacionales egresados de Goshen College • Lo bueno de Goshen

 

“Sentí la calidez de la gente, sentí lo acogedores que eran.”

Los alumnos internacionales egresados de Goshen College • Lo bueno de Goshen

“ Me gusta la comunidad unida acá. Disfruto el hecho de que es un lugar tan acogedor para las familias, y es un maravilloso lugar para criar nuestra familia.”

Los alumnos internacionales egresados de Goshen College • Lo bueno de Goshen

“Creo que lo que destaca a Goshen es que hay tantas personas que vienen desde diversos lugares”, dijo. “Desarrollan un sentido de pertenencia en la comunidad y la enriquecen.”

Los alumnos internacionales egresados de Goshen College • Lo bueno de Goshen

“Las personas son tan receptivas a nuestra cultura. Son respetuosos cuando le hablo chino o indonesio a mis chicos.”

Fotógrafa de Lo bueno de Goshen • Ashley Ganger
Editora de Lo bueno de Goshen • Liz Shenk
Traductor de Lo bueno de Goshen • Susana Cabezas

¿Tiene una historia que quiere contar?

¿Tiene una historia sobre alguien que contribuye al bien mayor de Goshen? ¡Lo invitamos a compartirla!

Cuéntenos su historia