Excursión de biología marina a los arrecifes de Florida añade experiencia activa para los estudiantes de Goshen High School

El maestro Carl Weaver ha estado dirigiendo viaje por 42 años

 

Carl Weaver • Lo Bueno de Goshen

     

A inicios de los años 70, el maestro de ciencias de Goshen High School, Carl Weaver (graduado de Goshen College en el 69) compartió con una clase sobre un viaje de biología marina de tres semanas a los cayos de Florida que realizó en 1968 al ser estudiante de Goshen College. Varios estudiantes preguntaron si ellos podían organizar un curso similar.

Este año escolar, Carl está organizando para Goshen High School, el viaje número 42 de biología marina a los cayos de Florida, como resultado de esos primeros estudiantes que mostraron interés y entusiasmo en transferir su aprendizaje a 1,5000 millas de su aula.

Cada uno de esos años, varios estudiantes, padres (y a menudo, otros hermanos menores) de Goshen High School se encaminan a los arrecifes de Florida por ocho días de exploración científica, creación del sentido de comunidad, y elaboración de recuerdos.

“Es un grupo intergeneracional”, dijo Carl. En parte, por eso el viaje anual tiene un ambiente emocional tan especial, explicó.

Los estudiantes también cumplen con cerca de 15 horas de lecciones educativas los sábados en la mañana como preparación para el viaje.

Al llegar a Florida, los estudiantes no sólo participan en cursos pedagógicos en la estación de biología marina de Goshen College: J.N. Roth Marine Biology Station y en la exploración marina, sino que preparan casi todas sus comidas juntos.

“Es un tipo diferente de educación, una educación sin cuatro paredes”, dijo Weaver.

Es un viaje divertido, sin duda, pero también, una semana académicamente intensa. Los estudiantes son responsables por completar una agenda de investigación y aprendizaje durante el viaje.

“Mi meta es crear un profundo respeto por el ambiente marino y todo lo que ahí sucede, el modo en que viven los organismos que nos sirve de aprendizaje”, dijo. “La preservación de los océanos es crucial para la supervivencia humana”.

El viaje se ha extendido más allá de los estudiantes de biología marina de Goshen High School. Ahora la escuela secundaria Northridge de Middlebury está enviando a algunos de sus maestros y estudiantes de ciencias. La maestra de arte de Goshen High School, Cindy Cooper, ha sido asistente de este viaje por años, pero recientemente, además, ha llevado a algunos estudiantes avanzados de arte de Goshen en la excursión.

Junto con Carl, su esposa, Chris Weaver ha ejercido una función importante en la organización y en proveer la instrucción en los últimos veintitantos años. Él ampoco hubiera podido establecer un programa tan popular y de tantos logros sin tanto apoyo de la comunidad.

La comunidad de Goshen ha recaudado fondos continuamente para ayudar a estudiantes a participar de la excursión, y ha ofrecido acompañantes adultos voluntarios para ayudar a supervisar.

“Yo quería que todo muchacho que quería ir, pudiera ir, tuviera o no los medios para sufragar los gastos”, dijo Carl. “La comunidad ha sido sobresaliente”.

Y los estudiantes también.

“Este viaje no se podría dar año tras año de no ser por la cooperación estudiantil”, dijo Carl. Cada año, los líderes salen impresionados con la conducta y responsabilidad de los estudiantes. “Ellos abren brecha para la futura participación”.

“Ha sido un esfuerzo cooperativo”, dijo Carl. “Yo simplemente he compartido el viaje”.

“Es un tipo diferente de educación, una educación sin cuatro paredes.”

“Mi meta es crear un profundo respeto por el ambiente marino y todo lo que ahí sucede.”

“Yo quería que todo muchacho que quería ir, pudiera ir, tuviera o no los medios para sufragar los gastos.”

   

Fotografía • Lynne Zehr, Ref Fransen
Editor • Marlys Weaver-Stoesz
Traductor • Susana Cabezas

¿Tiene una historia que quiere contar?

¿Tiene una historia sobre alguien que contribuye al bien mayor de Goshen? ¡Lo invitamos a compartirla!
Cuéntenos su historia