Del New York Times al Goshen Commons

Duane Stoltzfus – Lo Bueno de Goshen

 

 

 

 

 

Como corrector de manuscritos en el periódico The New York Times, Duan Stoltzfus parecía tener todo lo que un hombre joven podría querer. Le encantaba su trabajo, y a su esposa le encantaba su trabajo con Amnestía Internacional. La pareja tenía dos hijas jóvenes y acceso a una multitud de opciones de entretenimiento y comidas en la metrólopis de Nueva York.

Pero no era el tipo de vida que querían. Sus vidas eran constantemente frenéticas, sin tiempo para estar tranquilos y disfrutar las oportunidades que les rodeaban.

En el 2000, Goshen College le ofreció a Duane un puesto como profesor de comunicaciones. Él y su esposa Karen, se habían conocido cuando cursaban su carrera universitaria. Duane, Karen y sus hijas, Emily y Kate, empacaron sus pertenencias y se trasladaron a Goshen.

No estaban seguros de cómo se adaptarían a la vida en un lugar mucho más pequeño.

 

 

La historia continúa

“Hay una escala con una proporción más balanceada así que podemos aprovechar todos estos maravillosos recursos disponibles en Goshen.”

“Hay tanto de Goshen que diría que es saludable para el cuerpo, la mente y el espíritu.”

“Todo esto me sigue sorprendiendo y complaciendo.”

La ciudad de Nueva York ofrecía una abundancia de opciones para que la familia pasara sus noches y fines de semana”, y sin embargo, a menudo estábamos tan  cansados del trasiego que al final del día o al final de la semana, no queríamos ir a ninguna parte. Sólo queríamos quedarnos en casa”,  dijo Duane. Su traslado “muchas veces espeluznante” al trabajo, a menudo se tardaba una hora o más en una sola dirección y lo transformó de un modo que no le gustó.

“Me metía en el carro por la mañana y se daba un cambio inmediato de personalidad”, explicó. “Me daría vergüenza que usted conociera a la persona que yo era en ese tiempo, cuando estaba conduciendo”,  explicó. Era necesario ser agresivo y ser asertivo para sobrevivir en la carretera, y yo diría que logré ese reto!.

Ahora, viviendo en un barrio cercano al manzanar Kercher’s Sunrise Orchards, Duane puede pedalear 15 minutos desde su casa hasta su oficina en el complejo educativo de Goshen College.

“Disfruto el viaje en bicicleta. Llego acá de buen humor”, dijo. “Y la cantidad de energía que tenemos, la que se requiere para trasladarse…es mucho más razonable. Hay una escala con una proporción más balanceada así que podemos aprovechar todos estos maravillosos recursos disponibles en Goshen”.

La historia continúa

A Duane le encanta el ritmo con el que las artes continúan creciendo en cantidad y calidad en Goshen, y el que sus dos hijas pudieran participar en programas musicales sobresalientes en Goshen High School, a la vez que recibían educaciones sólidas. Está entusiasmado por la cantidad de senderos pintorescos para bicicleta que hay alrededor de la ciudad. Aunque su aprecio por Goshen tiene más que ver con el balance que encuentra aquí.

“Hay tanto de Goshen que diría que es saludable para el cuerpo, la mente y el espíritu”, dijo.

“Un ejemplo, definitivamente es el mercado del agricultor Farmer´s Market, que alimenta tanto el cuerpo, pero además el espíritu, en formas importantes”, dijo. Mencionó Rachel´s Bread, ubicado dentro del edificio del mercado agricultor, como un lugar que siempre es muy concurrido los sábados en la mañana y donde siempre verá a personas que conoce. “Obviamente, podrían comprar pan o un desayuno más eficientemente en otro lugar, pero deciden ir ahí porque reciben algo más que la frittata o el bollo de pan cuando están ahí – la sensación de ser parte de una comunidad, el querer estar en compañía de otros
”.

“Todo esto”, dijo, “me sigue sorprendiendo y complaciendo”.

Que es Goshen Commons?

Goshen Commons” es el nombre de un “blog”, o bitácora en red, de Goshen College.

 

 

el fin!
Fotografía • Lynne Zehr
Editor • Marlys Weaver-Stoesz
Traductor • Susana Cabezas

¿Tiene una historia que quiere contar?

¿Tiene una historia sobre alguien que contribuye al bien mayor de Goshen?

¡Lo invitamos a compartirla!

Cuéntenos su historia